Raheem Edwards

Con contundente victoria sobre Orlando, el Fire sale del sótano

La mala racha por fin llegó a su final para el Chicago Fire. Con un contundente 4-0, el Chicago Fire consiguió su primera victoria después de nueve partidos consecutivos sin ganar al derrotar a Orlando City SC. Los tres puntos permiten a Chicago intercambiar puestos con Orlando en la tabla de posiciones de la Conferencia Este y abandoó el último puesto del grupo.

Disputando su primer partido de liga en 24 días, el Fire regresó al Toyota Park para conseguir la importante victoria gracias a una destacada actuación de sus hombres de ataque y una línea defensiva que cuando fue exigida, estuvieron a la altura para mantener su portería intacta.

El partido no pudo arrancar de mejor manera para el equipo local que apenas al minuto tres del encuentro, en una jugada algo accidentada, consiguió la apertura del marcador. Los del Fire recuperaron el balón en una salida apretada por parte de Orlando y Michael de Leeuw recibió en los linderos del área para centrar un balón raso. Batallando para mantenerse de pie ante la salida del portero, Nemanja Nikolic logró hacer contacto con el balón dándole dirección a la red. La celebración tardo algunos segundos y es que tras rematar, Nikolic se llevó un golpe en la nuca al caer pero nada evitó la celebración del goleador del Fire.

Con la apertura del marcador ya siendo ventaja, el Fire logró inclinar aún más la balanza a su favor al hacerse del esférico, lo que le permitió tener el balón y pisar con frecuencia el área defendida por Orlando. Era solo cuestión de tiempo para los hombres de rojo capitalizaran en la tenencia del balón y de haber asumido la iniciativa.

Al minuto 28 el Fire volvió a celebrar gracias a la anotación de Aleksandar Katai en una jugada que arrancó con la entrega del balón por parte de Joe Bendik a Michael de Leeuw. Este no titubeó en tocar hacia Djordje Mihailovic quien a su vez esperó y ante el ingreso de Katai envió un centro que el compañero mandó a besar la red. Con el parcial dos a cero a favor, los hombres de rojo se fueron al descanso.

Como era de esperarse, el equipo visitante saltó al terreno de juego para el complemento con una actitud más ofensiva, lo que generó espacios que los del Fire supieron aprovechar.

Al minuto 56 en un tiro de esquina el Fire volvió a celebrar y aumentó la ventaja para beneplácito de la afición que disfrutó de una tarde cálida. Mihailovic envió el centro que fue prolongado por parte de Johan Kappelhof y llegó a los pies de de Leeuw. Después de contribuir en los primeros dos goles, el holandés consiguió su propio gol, el primero desde que pudo volver a jugar esta temporada tras una seria lesión de rodilla que sufrió la temporada pasada. Ante la salida de Bendik, de Leeuw recibió en balón cerca al poste derecho y en un limitado espacio, remató para el tres a cero.

El cierre del marcador se dio al minuto 70 con el segundo gol de la tarde para Nemanja Nikolic.

Raheem Edwards, quien había ingresado de cambio, robó un balón cerca al medio campo para avanzar lo suficiente dando oportunidad a Nikolic de ingresar al área. Edwards envió el centro que el goleador concretó con tranquilidad entre un defensa y el portero.

El adiestrador Veljko Paunovic quien había anticipado el equipo encararía el partido como una final, dijo la victoria le viene bien al equipo al sumar confianza. “Es una victoria importante”, dijo el estratega tras el partido. “Significa mucho en cuanto a confianza, ahora hay que ser inteligentes y sumar sobre este resultado”.

Sobre la actuación de de Leeuw, Paunovic destacó el jugador es incansable. “Es un jugador que juega para el compañero, nunca para. Cuando se pierde una oportunidad, regresa en busca de la próxima. Además de empujar siempre a los compañeros, es un ejemplo”.

Tras el importante resultado, el Fire deberá jugar dos partidos seguidos fuera de casa. El próximo sábado viajarán a New England para medirse a los Revs y unos días después, lo harán ante New York City FC.