Dax McCarty

El Fire pierde y se extiende su mala racha

La noche del sábado, el Chicago Fire cayó por la mínima diferencia ante los Red Bulls de Nueva York y con ello la racha negativa se extendió a siete derrotas de manera consecutiva. Esto en encuentros de liga, pues con la derrota a mitad de semana en la semifinal de la Copa Abierta, son ocho derrotas al hilo para el Fire. Esa es la racha más larga de derrotas en la historia del equipo que simplemente sigue sin recuperar el nivel que la temporada pasada les tenía en la contienda por el primer puesto de la tabla general.

Para sorpresa de algunos, Aleksandar Katai y Nemanja Nikolic arrancaron el partido en la banca. Claro, esto puede ser porque ambos vieron actividad a mitad de semana en el partido de copa. Aun sin sus hombres más importantes en la ofensiva, los de Chicago lograron mantener el cero en su portería en los primeros 45 minutos y aunque tampoco pudieron generar en el ataque, eso les permitía pensar que el partido estaba aún al alcance.

El cuadro de Nueva York, segundo lugar de la Conferencia Este, abrió el marcador diez minutos después de arrancar el complemento. En lo que parecía una salida segura de los hombres de rojo, dos elementos vinieron a presionar a Dax McCarty para generar el robo del balón y centro al que llegó el letal Bradley Wright-Phillips. Daniel Royer recibió en los linderos del área para filtrar el balón que Wright-Phillips remató ante la salida de Richard Sánchez que no pudo evitar la caída de su portería.

El único gol del encuentro le valió tres puntos de oro al equipo de Nueva York que se mantiene con claras posibilidades de aspirar al liderato general de la tabla. Pero por otro lado, también fue el que decreto la séptima derrota seguida para el Fire y ante el equipo que ahora es dirigido por el ex del Fire, Chris Armas.

El ingreso de Aleksandar Katai y Nemanja Nikolic dieron un segundo aire al Fire que pudo generar algunas ocasiones frente a la portería rival pero ninguna se pudo concretar. De otra dolorosa derrota, lo único rescatable fue volver a ver sobre el terreno de juego a Michael de Leeuw. Después de diez meses sin actividad debido a una lesión por la que debió someterse a una operación de rodilla, el holandés entró de cambio al minuto 73.

Tras el partido, el estratega Veljko Paunovic optó por mantener el optimismo.

“Ayer en esta sala se dio un gran evento, que era reunir al grupo y hablar de que para nosotros este es un nuevo inicio. Ayer nos hemos comprometido, siempre ha habido ese compromiso pero ayer se volvió a recordar y a destacar que vamos a dar todo lo mejor que tenemos en cada partido y seguro así vamos a tener partidos que vamos a ganar”.

Según Paunovic, el equipo ya mostró una mejor cara. “Para algunos será una locura lo que estoy diciendo pero a mí el equipo me ha encantado hoy. El ímpetu, la lucha. Hay partidos que vas a perder como hoy, pero siempre vas a estar cerca. Hoy me ha gustado el equipo por mostrar que es capaz y es capaz de levantar esto. Quedan nueve partidos, lo daremos todo y habrán partidos que ganaremos”. El próximo sábado, el Fire tendrá la oportunidad de buscar poner fin a la mala racha pero para ello visitarán al Impact de Montreal, equipo que por ahora se aferra a la sexta posición de la Conferencia Este.