nikolic la galaxy

Chicago arranca gira de dos partidos ante Red Bulls

Después de disputar tres partidos de manera consecutiva en su casa, este sábado el Chicago Fire dejará la comodidad de su estadio para disputar el primero de dos partidos en condición de visitante al viajar a Nueva York para medirse a los Red Bulls. Una semana más tarde visitarán al equipo Toronto FC.

Al sumar solo tres de los nueve puntos disputados en casa y ante su afición en los últimos tres partidos, los hombres de rojo deberán ir a campo ajeno en busca de sumar una segunda victoria de la temporada. La única victoria obtenida hasta ahora por el cuadro de Chicago llegó hace dos semanas cuando por la mínima diferencia, se impusieron al Columbus Crew SC.

El partido de este sábado llega justo una semana después de haber disputado uno de los partidos más importantes de la temporada. El equipo de Chicago tuvo casa llena para el duelo ante el Galaxy de Los Ángeles. La buena actuación del guardameta Richard Sánchez no les alcanzó para evitar la derrota. El gol anotado por Zlatan Ibrahimovic segundos antes de que terminara la primera mitad, no encontró respuesta en la ofensiva del Fire.

Tras la derrota ante el Galaxy, el mediocampista del Fire y ex de los Red Bulls, Dax McCarty reconoció el equipo tiene mucho trabajo por hacer pero la clave para el éxito radica en el equipo. “Tenemos que seguir unidos y como grupo empezar a ganar”, dijo McCarty. “Si los once jugadores sobre el campo juegan bien, así se ganaran los partidos. Pero si uno o dos jugadores tienen un mal día y por ende un mal partido, será complicado ganar. La clave será mantenernos unidos y con una actitud positiva”.

Cuando los resultados no se le dan al cuadro rojo, es difícil encontrar ángulos positivos. Aun así, el estratega Veljko Paunovic considera el equipo viene mostrando una mejoría. “El equipo viene mejorando”, aseguró el adiestrador. “Tenemos más fluidez en nuestro juego y generamos más ocasiones de gol. Me gustaría ver más de eso y ver más goles pero creo que nos estamos acercando”.

El equipo de Chicago le hace la visita a los Red Bulls con la necesidad de conseguir una victoria y para ello esperan contar con una buena actuación del equipo que ha mostrado algunos destellos. Los más recientes partidos nos han traído la mejor versión de Bastian Schweinsteiger. El alemán intenta echarse el equipo al hombro y liderar con el ejemplo de buen rendimiento. Si el campeón mundialista encuentras más cómplices en sus incorporaciones al frente buscando generar jugadas de peligro, más balones a modo deberán llegar al delantero Nemanja Nikolic.

El compromiso de este sábado se presenta con su respectivo alto nivel de dificultad. El cuadro de Nueva York, una vez eliminados de la Copa de Campeones de CONCACAF, parecen haber volcado toda su atención en la competencia de liga. El sábado pasado, con tres tantos se impusieron al Impact de Montreal por marcador final de 3-1. Ese partido también se disputó en el Red Bull Arena. Con tres victorias y dos derrotas en lo que va de la temporada, el equipo dirigido por Jesse Marsch ocupa por ahora el sexto puesto de la Conferencia Este.

El duelo presenta una ocasión especial para elementos de ambos equipos. Todos sabemos que Dax McCarty echó raíces en el equipo de Nueva York. Sus seis temporadas y 169 partidos disputados con los Red Bulls, permitió al ahora capitán de Chicago, celebrar 14 goles y 27 pases de anotación más. Tony Tchani también tiene su historia con los Red Bulls, equipo con que arrancó como profesional.

El cuadro que hará de local, cuenta con un cuerpo técnico compuesto por jugadores que hicieron época con el Fire. El técnico Jesse Marsch, cuenta con Chris Armas como uno de sus asistentes. Ambos equipos se convirtieron en referentes del equipo rojo en su momento. De igual manera lo hizo el Director Deportivo Denis Hamlett quien cumplió con el Fire en distintas capacidades.

El compromiso que enfrenta a dos rivales de la Conferencia Este, se presenta como uno muy atractivo para la afición. Para el cuadro de Chicago será importante conseguir una victoria con la que se sacudan el mal sabor que los resultados recientes les han dejado. Es ahora que los hombres de rojo deberán demostrar que efectivamente se viene mejorando.