Dax Nikolic celebration

El Fire viaja a Philadelphia para jugarse una de cinco finales de cara a Liguilla

Este sábado el Chicago Fire vuelve a enfrentar el reto de salir fuera de su casa en busca de una victoria. Una semana después de imponerse por 3-0 al DC United en el Toyota Park, los hombres de rojo salen de la comodidad y todo lo que para ellos significa jugar ante su afición, y esto al tener que visitar al Philadelphia Union. El del sábado será uno de dos encuentros consecutivos que el Fire dispute fuera de casa. A mitad de la próxima semana el Fire visitará a los Earthquakes de San Jose.

Restándole apenas cinco partidos por disputar en la temporada regular, el Chicago Fire busca conseguir una seguidilla de resultados favorables para arrancar bien enrachados su participación en la postemporada. De concretarse su participación en la fiesta grande, esta pondría fin a la racha de ausencias de liguilla que Chicago arrastra desde el 2013. Además, tanto jugadores como el cuerpo técnico saben que ese segundo lugar de la Conferencia Este es una posibilidad para ellos. Por ahora, el Fire se ubica como terceros en la Conferencia Este, pero solo a tres puntos del New York City FC.

Tras concretarse la victoria sobre el DC United el sábado anterior, los jugadores saben las victorias deben seguirse dando para cumplir ese primer objetivo. “Conseguir la mayor cantidad de victorias de cara a la postemporada es importante”, dijo el defensa Brandon Vincent. “Mantenernos unidos como grupo, salir a competir con la mentalidad de ir dar la batalla y ganar pelea, nos llevará a ganar cada partido. Eso es justo lo que tenemos que hacer”.

Sobre sus aspiraciones a la segunda posición del sector, el estratega Veljko Paunovic sabe este es factible, esto siempre y cuando el equipo siga mejorando. “Creo que tenemos que mejorar y hacer un mejor trabajo en el manejo de partidos y no permitirnos cometer errores inocentes en nuestra organización”, advirtió el adiestrador. “Estamos poniendo una buena seguidilla de partidos de cara a la liguilla, sabiendo que aún hay trabajo por hacer para asegurar la clasificación. Queremos llegar al segundo lugar y aremos lo que está en nuestras manos”.

Por segunda semana consecutiva, los hombres de rojo tendrán como rival a un equipo que se ubica en las últimas posiciones de la tabla. El Philadelphia Union es por ahora penúltimo en la Conferencia Este con sus apenas 33 puntos producto de 29 partidos ya disputados.

Y sobre cómo es que sus pupilos podrán obtener ese estado óptimo, Paunovic lo pone en términos que hasta fáciles parecen. “Mientras no estemos calificados matemáticamente y mientras no estemos en la mejor posición posible, seguiremos enfrentando cada partido como una final”, dijo Paunovic a reporteros durante la semana. “Nuestro próximo partido es el sábado ante Phily (Philadelphia). Iremos con todo para conseguir tres puntos”.

Y aun con buen humor, el adiestrador dijo, “Claro que un segundo lugar siempre es mejor que un tercero y una vez en la liguilla cualquier cosa puede pasar. Aún tenemos posibilidades de terminar en segundo lugar y por ahora ese es el objetivo pero a corto plazo, el objetivo es ganar el partido de este sábado y es en lo que estamos enfocados”.

Mientras Chicago llega al partido con un buen ánimo gracias a la victoria en su anterior partido, Philadelphia espera el partido después de asegurar un punto producto del empate sin goles en que terminó el partido que disputaron el domingo pasado ante los Red Bulls de Nueva York.

Los resultados en la serie histórica entre Chicago y Philadelphia se inclinan levemente a favor de los hombres de rojo. La marca de siete victorias por seis derrotas y cinco empates, ante el Union son las estadísticas de una serie los hombres de rojo buscarán mejorar. El del sábado será uno de dos partidos que Chicago y Philadelphia disputen en esta temporada. El Union le pagará la visita a los hombres de rojo el próximo 15 de octubre.

Al igual que el sábado pasado, la advertencia está de más. El que se enfrenten a un rival que de a poco se rezaga lejos de las posiciones de liguilla, no les convierte en un equipo ni débil, ni hace el partido más factible. Sobre el terreno de juego el Fire tiene que hacer justo lo que Paunovic les inculca, jugar el partido como una final.