#CHIvNY DL 2

Chicago recibe a NY Red Bulls en dicisivo partido

La temporada que arrancó con muchas ilusiones y altas expectativas para el Chicago Fire, llegará a su fin este domingo cuando el representante de Chicago reciba la visita de los Red Bulls de Nueva York.  Otra vez el Chicago Fire deberá ver la liguilla desde casa al no calificar para la postemporada.

Mientras para el Chicago Fire el encuentro significa solo una oportunidad para cerrar con un triunfo y ofrecer una última alegría a su afición, para los Red Bulls estará en juego el “Supporters Shield”, trofeo que se otorga al mejor equipo de la temporada regular.  Precisamente la definición del “Supporters Shield” obligó al cambio de horario para el encuentro que coincidirá con el partido que el otro contendiente, el  FC Dallas, dispute ante San José Earthquakes.  El cotejo originalmente pactado para las 4:00p.m., arrancara a las 6:00p.m., con el incentivo de que será el partido de agradecimiento a la afición. 

Para el Chicago Fire, el encuentro llega justo una semana después de sufrir una estrepitosa caída al regresar de su visita a la capital del país con una derrota por marcador de 0-4 ante el DC United.  En su encuentro ante el cuadro capitalino, los hombres de rojo se reencontraron con lo que ha sido su dura realidad a lo largo de la temporada.  Y es que después de derrotar a los Revs de New England, el Fire viajó al RFK Stadium con una dosis de confianza que pronto se desvaneció.  A lo largo del encuentro quedaron en evidencia algunos aspectos del juego que deberán ser atendidos y considerados prioridad para la temporada entrante.

Mientras que por otro lado, la jornada anterior tuvo un mejor desenlace para los Red Bulls.  El equipo de Nueva York consiguió una convincente victoria por 4-1 sobre el Union de Philadelpia.  Los tres puntos que sumaron los tiene a un paso de conseguir un trofeo y su pase a la liguilla más que asegurado.  Los altibajos del inicio de la temporada probaron ser pruebas superables para el equipo que dirige Jesse Marsch.

A pesar de que Chicago está rezagado en el último puesto de la Conferencia Este, de sus ocho victorias conseguidas a lo largo de la temporada, el Fire tuvo algunos momentos rescatables y que alimentaron la ilusión de la afición roja. Uno de esos momentos se dio a finales de agosto cuando los Red Bulls estuvieron de visita en el Toyota Park y con un 3-2, el Chicago Fire se impuso en un partido que quedará para la posteridad como uno de los pocos en los que los hombres de rojo pudieron decirse satisfechos.

Aunque se podría pensar que el del domingo podría ser un encuentro de mero trámite, la realidad es que en lo individual, todavía hay mucho en juego para los hombres de rojo.  Mientras algunos elementos serán piedra angular en el futuro inminente del cuadro rojo, el del domingo como lo han venido siendo los recientes partidos, será una oportunidad para los jugadores cuyos contratos expiran con la temporada, demostrar sus cualidades y habilidades para mantenerse en el equipo.

Y mientras los planes de reconstrucción siguen su curso con la llegada a la ciudad de Chicago de Nelson Rodríguez, su nuevo Gerente General, el partido también representa la oportunidad al cuerpo técnico interino de mostrarse y ser considerados entre la bajara de nombres  que empiezan a manejarse como candidatos a dirigir al Chicago Fire. 

Esta temporada como ninguna otra antes, cerrara con toda la emoción de conocer a los equipos que se clasifiquen a liguilla y el ganador del Supporters Shield justo en la última jornada.  Sin aspiraciones a ninguna de las dos cosas mencionadas, el nombre del Chicago Fire cobrara importancia en el decisivo día domingo sabiendo que una victoria para ellos, puede significar la no obtención del Supporters Shield para los Red Bulls que vale la pena mencionar, que los Red Bulls no ganan en Chicago desde el 2005 y nunca han ganado en el Toyota Park.