Chicago se impone a New England y les aplaza su clasificación a liguilla

El equipo de Chicago dio la sorpresa si no del fin de semana, si de la jornada sabatina al derrota por 3-1 al Revolution de New England.  La semana pasada, Chicago quedo eliminado de la pelea por un puesto a la postemporada.  Los Revs por su parte llegaron al Toyota Park sabiendo que una victoria, o hasta un empate, les aseguraba su pase a la liguilla.  La otra posibilidad para que New England cerraran la jornada con boleto en mano para la gran fiesta, era que Orlando City perdiera en su duelo ante Montreal.  Ese resultado tampoco se dio y los Revs tendrán que esperara hasta la próxima jornada.

Chicago tuvo tres ocasiones claras de gol, pero entre las intervenciones del portero Bobby Shuttleworth y otra que se estrelló en el poste, el partido parecía destinado a un desenlace conocido para el Fire.  Y es que después de perderse las oportunidades ante la portería defendida por los Revs, Chicago concedió la apertura del marcador superados los 30 minutos de juego con el gol de Juan Agudelo.

Ya en el complemento Chicago asumió la iniciativa y consiguió llevar el balón a donde pudieran hacerle daño al rival.  Al minuto 51 se dio el empate gracias a que David Accam recibió el balón en el área y echando mano de su velocidad, dejo a tres defensores atrás para luego definir pegado al poste del portero.  El gol de la ventaja para el local fue una combinación de error y acierto.  El error del defensa Andrew Farrell, quien se resbaló ante la presión de Harry Shipp, fue bien aprovechado por este ultimo que con sangre fría, se perfiló para encarar al portero y decretar al2-1 al minuto 59. 

El cierre del marcador cayó al minuto 85 cuando una serie de toques en el área permitió a Matt Watson centrar para el brasileño Gilberto quien de media vuelta y con poco ángulo, cruzó el balón para conseguir el gol que se le había negado en más de una ocasión en el partido.

Los hombres de rojo asumieron la victoria con cautela, sabiendo que esta victoria no salva lo que ha sido una temporada para el olvido.  El mediocampista Harry Shipp así lo considera al decir, “Creo que fue un buen partido contra un buen equipo pero esto no cambia lo que ha sido la temporada para nosotros porque no ha sido algo de lo que podamos estar orgullosos.  Hoy queríamos por lo menos darle esta alegría a la afición y creo que con la victoria se consiguió”.

Eso no le resta al buen sabor de boca que esta victoria deja.  “Lo único que me importaba hoy era ganar”, dijo Shipp.  “Han sido unos meses muy difíciles para el equipo y creo que el cambio (de entrenador) que se dio hace algunas semanas trajo un cambio a este equipo que ahora encara los entrenamientos y el trabajo con un enfoque distinto”.

Para Patrick Nyarko, que volvió a arrancar en el once titular, la victoria fue la recompensa al trabajo que el equipo realizó a lo largo de la semana y en el partido.  “Esto es un pequeño incentivo para el equipo y el trabajo que se hizo.  Veníamos de una seguidilla de derrotas, las últimas dos en Canadá ante dos buenos equipos pero ante los que dimos la pelea.  Hoy el gran cambio fue el mantenernos concentrado hasta el final del partido.  Sabíamos que no seria fácil y creo que de esto debemos aprender que así se debe trabajar para ganar”.

Nyarko, el jugador más longevo del cuadro rojo, reconoció siempre es bueno ganar y es mejor aun, hacerlo contra New England.  “Ganar siempre es bueno pero hacerlo contra New England si deja una satisfacción especial.  En los dos primeros partidos que jugamos antes ellos en la temporada no pudimos sacar un resultado pero hoy las cosas por fin se dieron”.

David Accam, quien se ha convertido en uno de los jugadores más importantes del equipo, destacó de manera especial el apoyo de la afición, con la que ya tiene una conexión especial.  “Hace mucho que no ganábamos y para mí era importante ganar hoy y regalarle la victoria a la afición que una vez más se dio cita en el estadio para apoyarnos.  Su entrega para el equipo es absoluta y tenemos que corresponderé”.

Jon Busch, quien también fue clave en la victoria, se ganó los halagos del entrenador interino Brian Bliss.  "Jon Busch tuvo dos atajadas que resultaron clave.  Eso fue clave para conseguir el resultado y creo que desde ahí arranca un cambio de mentalidad que el equipo demostró".