Chicago deja escapar la victoria ante RSL

La elusiva victoria se le volvió a escapar al Chicago Fire, que la noche del sábado cayó por 3-2 ante el Real Salt Lake después de irse al descanso con ventaja de 2-0.

Comprobando una vez que el 2-0 es el marcador más engañoso, los hombres de rojo sumaron su segunda derrota de la temporada y peor aún, siguen sin sumar una victoria en la temporada 2014.

Depuse del partido y a pesar de conseguir un gol, Juan Luis Anangonó se dijo dolido por la derrota.  “Creo que al igual que todos, todos nos sentimos dolidos por esta derrota”, dijo el delantero.  “Comenzar ganando por dos a cero y luego terminar perdiendo es algo muy feo.  Todos queríamos ganar, nos ilusionamos mucho con este triunfo y al último terminamos perdiendo”.

Sobre su gol, Anangonó aseguró no le deja ninguna satisfacción al  equipo sumar la derrota.  “Satisfacción voy a sentir cuando el equipo gane, así como lo he dicho siempre, mas allá de quien haga los goles.  No me siento contento de marcar y que el equipo pierda el partido.  A mí me gusta ganar más allá de quien marque”.

El estratega Frank Yallop, quien en anteriores encuentros aseguraba su equipo había sido el mejor aunque el resultado no lo reflejara, hoy reconoció se vieron superado por Real Salt Lake.  “No (fuimos mejores) y por eso ellos ganaron.  El primer tiempo fue bueno para nosotros, el segundo tiempo fuimos superados y de manera muy inocente concedimos la victoria”.

Yallop no disimuló la molestia que el segundo tiempo del partido le generó pues dice algunos jugadores dejaron de jugar.  “Creo que en los últimos minutos algunos simplemente no dieron lo mejor de sí y ellos saben quiénes son.  Además, y sin ver todavía la repetición del partido, creo que concedimos goles por una marcación que realizamos muy pasiva”.

Y para poner más sal a la herida, Yallop dijo el equipo parecía no querer ganar el partido.  “No creo que hoy queríamos ganar el partido porque por lo menos no lo demostraron.  Si en verdad hubiéramos querida ganar, se hubiera salido con la convicción, se hubieran dado algún cabezazo o de alguna manera hubieran evitado los remates fáciles que terminaron en gol para ellos.  Creí que íbamos por buen camino, ahora volvemos a empezar después de esta caída estrepitosa en un partido que debimos ganar.”

El portero Sean Johnson, quien había tenido algunas intervenciones importantes, se dijo falto de palabras para describir el sentimiento que la derrota le provocó.  “No podría siquiera describir el sentimiento que esto deja”, dijo Johnson.  “Es una derrota difícil de digerir y además en casa”.

“Hay que buscar respuestas a lo que aquí pasó porque pasamos de estar arriba dos a cero y manejando el partido, a conceder uno, luego el segundo y entregamos la iniciativa que ellos aprovecharon para ganar el partido”.

Sobre el tercer y definitivo gol de Real Salt Lake, Johnson tampoco encontró mucho que decir.  “Pude ver que venía un centro y de inmediato Plata lo mandó a la red.  No hay mucho que decir porque al final no estuvimos a la altura y los únicos responsables somos nosotros”.

El delantero Mike Magee no negó la frustración que la derrota les produce pero advierte el equipo debe mantenerse optimista.  “En este momento creo que todos estamos frustrados.  Ayer y todavía hoy previo al partido, todos estábamos optimistas, convencidos de sacar la victoria.  Después de esto será aun más importante mantenernos optimistas”.