Yallop halaga a Shipp; "..ha demostrado enviar buenos servicios"

Harry Shipp

Photo Credit: 
USA Today Sports Images

Por varias temporadas, los balones estáticos dejaron de ser ocasiones de peligro para el Chicago Fire al no contar con un jugador capaz de realizar los cobros y otorgar a sus compañeros situaciones de gol.

Pocos imaginaban que sería un joven quien en su temporada debut, y como encargado de la ejecución de tiros libres y tiros de esquina, de a Chicago un recurso de anotación.   

Harrison Shipp, egresado de la Universidad de Notre Dame con quien se coronó en el futbol colegial, aprovechó la etapa de pretemporada para ganarse un puesto en el once titular de Frank Yallop.

Así lo reconoce el joven mediocampista al decir, “Creo que todo empezó en la pretemporada y con la llegada de un nuevo cuerpo técnico que otorgó a todos los jugadores la oportunidad de jugar y competir por sumar minutos de juego”.

Shipp también reconoce le favoreció el nivel que pudo mostrar.  “Yo al igual que otros compañeros jugamos bien y eso nos permitió ganarnos la confianza del cuerpo técnico.  La pretemporada fue para nosotros como los cimientos de la edificación que son los partidos que jugamos y en los que buscamos mejorar”.

Mientras asegura el haber entrenado con el Fire durante sus años de fútbol colegial le ha facilitado la transición al fútbol profesional, contento asume la responsabilidad de ejecutar los tiros libres y tiros de esquina.  “Creo que el ejecutar los cobros a balón parado también es algo que empezó en la pretemporada”, recaba el originario de Lake Forest, Illinois.  “Se me dio la oportunidad y de a poco pude ganarme la confianza no solo del entrenador sino también de los compañeros.  Cuando los compañeros te otorgan su confianza y permiten ser quien ponga el balón en movimiento, eso te ayuda y aumenta tu confianza cada que le oportunidad de un cobro se presenta”.

Al igual que en los casos de otros especialistas en el cobro a balón parado, que es hacia donde Shipp se perfila, éste reconoce es una habilidad que desde siempre ha tenido y la que ha aprovechado.  “Creo que desde siempre he tenido la habilidad de realizar los cobros a balón parado y con ello dar oportunidad al equipo de anotar.  Eso es lo que he venido haciendo y para mí fue clave el no permitir que la presión o la afición influyan en mis cobros.  Ojala a lo largo de la temporada siga por esa línea”.

Al preguntarle si en algún momento se dio alguna charla con el cuerpo técnico para encargarle la ejecución de balones estáticos, Shipp dice no existió necesidad de tal platica, las cosas se dieron por si solas.

“El que yo cobre los balones parados fue algo que se dio más que por haberlo platicado con el cuerpo técnico, por si solas.  Creo que desde la pretemporada quedó claro que yo no era el prototipo que busca un remate de cabeza en el área.  Con ello pues era yo quien tomaba el balón y de cobrar los tiros libres y tiros de esquina en la pretemporada, pues al arrancar la temporada regular eso no ha cambiado”.

El estratega Frank Yallop por su parte, explica de manera muy sencilla el porqué Shipp es el encargado de ejecutar los tiros libres.  “Estuvimos trabajando en la ejecución de tiros libres en la pretemporada con el segundo equipo”, dice Yallop.  “El desde entonces ha demostrado enviar buenos servicios y sigue mejorando.  Obviamente quieres a Mike (Magee) en el área por ser un buen rematador y así lo comprobó el fin de semana anterior cuando dio el pase para gol para Quincy (Amarikwa).

¿Cuán inusual resulta que un jugador novato sea precisamente quien ponga en movimiento estos balones?  Según el adiestrador, no lo es.  “No es para nada inusual pues creo que si eres suficientemente bueno para jugar, y además tienes ese toque, pues hay que aprovechar y ese es el caso de Harry (Shipp)”.

Hasta ahora los finos centros del juvenil Shipp ha permitido conseguir goles y así lo reconoce Yallop.  “Hemos sacado provecho de los balones estáticos y eso en particular es uno de los detalles en los que me gusta enfocarme.  Hasta ahora hemos conseguido goles y ojala así sigamos porque eso ayuda en nuestras factura de gol”.

Por lo pronto, con sus 23 años de edad y en su primero como futbolista profesional, Harry Shipp  al salir al terreno de juego deja al joven en el vestidor para buscar cualquier oportunidad que le permita dar oportunidad de anotar a un compañero y más no se le puede pedir.