Gonzalo Segares espera pronto volver a jugar

Las últimas semanas han sido de las más difíciles que Gonzalo Segares ha vivido como futbolista profesional.

Por primera vez desde el 2010 cuando el tico se perdió los últimos cuatro partidos de la temporada, Segares no se ausentaba de forma prolongada del campo de juego.  Faltaban dos minutos para que finalizara el partido contra Portland en la segunda jornada de la temporada cuando Gonzalo Segares sufrió la lesión que le ha evitado jugar desde entonces.

“La lesión se dio faltando como dos minutos para que terminara el partido ante Portland”, recuerda Segares.  

“Y de lo que me lesioné, fue una torcedura justo arriba del tobillo y ahora lo que me sigue molestando es por la zona del tendón de Aquiles, donde creo que todavía tengo una inflamación, lo que llaman contusión ósea.  Eso es lo que me sigue generando un poco de dolor pero ya desde la semana pasada he estado mejor y el dolor ya no es tan intenso”.

Con tono de optimismo, el defensa dice de a poco estar realizando los entrenamientos.

“De a poco me he incorporado a los entrenamientos y el dolo va disminuyendo.  Ya puedo jugar regularmente con los compañeros y si me da dolor, lo puedo manejar, no es el mismo dolor que sentía antes y que la verdad era tan intenso, que me evitaba participar de los entrenamientos”.

La actual temporada es la décima que el tico juega con el Chicago Fire.  A lo largo de su carrera, Segares ha sido uno de los jugadores más consistentes y por ende titular indiscutible.  Quien lo conoce, sabe que la molestia que más aqueja al jugador es la falta de actividad por encima de la física. 

“La verdad es que ha sido bastante frustrante, y es que tenía desde el 2010 en que no me lesionaba de una manera como esta”, lamenta Segares.

“Habían sido tres temporadas en las que me había mantenido libre de lesiones, en buen estado y venía jugando.  Ahora me ha tocado ver a los compañeros desde afuera del campo.  Eso era lo que más me frustraba, ahora como lo dije antes, el dolor ya es más llevadero y pronto retomaré mi condición”.

Ante la frustración por la falta de actividad y la larga etapa de recuperación, Segares se ha refugiado en su familia, quienes le apoyan y aconsejan.  “Como siempre, el apoyo que uno tiene es la familia”, dice el tico.  “Aquí en la ciudad en mi esposa encuentro el apoyo y a la distancia, mis papás con quienes hablo siempre y ellos me apoyan y aconsejan que no apresure las cosas y que con calma busque recuperarme de la lesión, que eso es lo más importante”.

Dentro del equipo y además de los compañeros, Segares ha encontrado apoyo en el cuerpo médico que además de atenderle, le ayudan a mantener el optimismo.  “Con el equipo también he encontrado apoyo en el doctor (Gilberto) Muñoz y Bo Leonardo.  La verdad es que han sido de mucha ayuda no solo en cuanto a la recuperación, sino también al mantener la calma y no apresurar las cosas, ellos tienen como prioridad que yo esté bien”.

Segares también agradece el apoyo mostrado por la afición que le echa de menos.  “Justo el fin de semana pasé un rato con miembros de la porra de Section 8 y la verdad es que siempre el apoyo, el afecto y motivación por parte de la afición, ayuda al jugador y le motiva para seguir trabajando y pronto estar de vuelta en las canchas”.

El equipo de Chicago sigue sin sumar su primera victoria, para lo que Segares dice el equipo deberá mejorar y línea por línea, evitar los errores que les han costado puntos.  Por lo pronto, Segares está más cerca de regresar.  “La verdad es que me siento bien y si bien siento algo de dolor, éste es manejable y no debo tener problema para competir y pronto estar de vuelta en el campo de juego”.