Prospecto universitario Harry Shipp, esperanza del Fire

Hace unos días cuando los  jugadores del Chicago Fire reportaron para la pretemporada, entre ellos se dejó ver uno en cuyas espaldas recaen muy altas expectativas.  Y aunque joven,  Harry Shipp ya cuenta con amplia experiencia y éxito en el fútbol.

Egresado de la Universidad de Notre Dame, el joven delantero lideró al equipo universitario en la obtención de su primer título College Cup  de la NCAA con sus doce goles y 10 pases de anotación en 24 partidos.

Aunque por algunas semanas su futuro parecía incierto, a principios de enero el equipo rojo anunció la contratación del jugador quien también es producto de las academias del representante de Chicago.  Además del Fire, Shipp había generado interés de otros equipos en la liga por lo que el concretar su contrato era prioridad.

El oriundo de Lake Forest, Illinois, tiene algunas temporadas ligado al equipo rojo.  Durante el 2009 y 2010, Shipp fue miembro de los equipos de academias del Chicago Fire paraluego pasar los veranos del 2010 al 2013 con el equipo filial de la liga PDL.

Al hablar sobre su llegada al equipo, Shipp dice estar viviendo un sueño. 

“Desde que empecé en el sistema de la academias del Fire como a los 17 años, mi meta era el jugar con este equipo.  Sabía que iría al colegio pero la meta siempre era jugar con el Fire por lo que estar aquí es la realización del primer sueño”.

Igualmente de ensueño describe la temporada que recién concluyó su carrera universitaria con la Universidad de Notre Dame.  “Fue una temporada casi irreal”, dice sonriendo Shipp.

“Siempre entras a cada temporada con el deseo de ganar un título del fútbol colegial pero es algo que Notre Dame no había logrado hasta ahora.  Jugamos bien a lo largo de la temporada en la que sufrimos solo una derrota por lo que el titulo de fútbol colegial me permitió cerrar esa etapa sin nada que lamentar y si con una meta cumplida”.

Sobre el proceso que le llevó a su contratación con el Fire, Shipp dice ambas partes deseaban el acuerdo y eso ayudó.  “Fue poco el tiempo que tuve para pensar en la contratación con el Fire, lo que por fortuna se dio rápido porque ambas partes deseaban el acuerdo.  Una vez que se concretó mi llegada al equipo, me enfoqué en mantenerme en forma, jugar fútbol y estar listo para la pretemporada”.

La nueva etapa trae consigo nuevos retos pero el joven jugador dice la encara sin prejuicio y sin expectativas pero listo para hacer las cosas de la mejor manera.
“De cara a pretemporada no tengo ninguna expectativa, voy con la mente abierta para lo que viene.  Aunque pase algún tiempo con el primer equipo durante el verano pasado, sé que hay jugadores nuevos a los que deseo conocer y con quienes trabajaré.  Los antecedentes de otros jugadores como (Dillon) Powers con Colorado me permiten pensar que el proceso de transición no será tan drástico”.