Los jugadores prometen u futuro auspicioso para el fútbol estadounidese.