Freddie Ljungberg (izq) todavía confía en la posibilidades de su equipo